Inaugurar el World Press Photo en México es como hacerlo en casa: Ronaldo Schemidt

Fecha de publicación: 2018-07-28 15:05:51

Jeannette Flores

Ciudad de México.- Para Ronaldo Schemidt el World Press Photo es el reconocimiento al trabajo de muchos compañeros que están contando historias de lo que sucede hoy en el mundo. Dice, este premio no celebra las tragedias, no premia el sufrimiento, ni está premiando los migrantes muertos o a los niños que se quedan sin familia en alguna parte de el mundo. Para él se reconoce el esfuerzo al fotoperiodismo en sí, ya que es este ánimo de que vale la pena seguir trabajando porque después en el reconocimiento se va a discutir lo acontecido, el trabajo se hace público, queda expuesto y la gente lo puede ver.

Schemidt ha radicado en México desde hace 18 años, lugar en el que dice ha crecido fotográficamente, y considera como su casa, es por eso que menciona inaugurar la exposición en el Museo Franz Mayer es como hacerlo en casa, ya que es un momento compartido con amigos y fotógrafos con los que trabaja día a día en la calle, dice es como tener una reunión en casa.

Pero este fotógrafo no pensó siempre en dedicarse a la fotografía, cuando llegó de su natal Venezuela para estudiar en México tenía dos hobbies entre los que elegir, uno era la cocina mexicana y la otra la fotografía. Actualmente disfruta y le relaja cocinar, pero la fotografía fue lo que más se adaptó a él para lo que quería hacer que era conocer el país. La emoción y la adrenalina de estar en primera fila de los hechos y poder contar las historias a través de una cámara fue el click necesario que le dijo que su destino estaba en el fotoperiodismo.

Después de estudiar fotografía en México y regresar a Venezuela en el 2001 empezó a trabajar por su cuenta documentando los conflictos entre el gobierno y la oposición. Al buscar empleo en uno de los periódicos más importantes de aquel país, el jefe de fotografía lo recibió, sin embargo este le dijo que él no servía para el fotoperiodismo y que mejor se dedicara a otra cosa. Lejos de entristecerse Ronaldo lo describe como algo genial por dos cosas, la primera es porque no se quedó trabajando en ese lugar, y la segunda porque en lugar de bajarle la moral lo animó mucho pues estaba seguro de lo que quería.

Al preguntarle si la fotografía le ha dado algo malo, dice muy convencido que no lo cree, pero que en este trabajo sí hay que tener claro que uno no se hará millonario, ya que el fotoperiodismo es un trabajo duro donde las satisfacciones definitivamente no sin económicas, ya que se debe estar consciente de que se trabajan muchísimas horas en condiciones muy difíciles, te alejas de tu familia, pareja y sacrificas muchísimo tiempo personal. Enfatiza diciendo que para esta profesión se tiene que estar enamorado de ella, sino es muy difícil de aguantar.

Cuando habla de su foto ganadora recalca que hay una historia detrás de lo que se puede ver, algo más amplio, relata que la moto que explota estaba en manos de manifestantes que se la habían quitado a la Guardia Nacional en un enfrentamiento. Los manifestantes lo tomaron como una especie de trofeo y empezaron a brincar sobre ella, un manifestante golpeó la moto con un tubo y esta explotó.

El calor en los brazos y cuello hicieron que Ronaldo y su instinto voltearan con la cámara, empieza a tomar fotos y entiende que hay gente que se incendió, no sabía si uno, dos o tres, no sabía si él mismo se había quemado porque todo eso fue muy rápido. Siguió fotografiando y vio a un hombre envuelto en llamas, ahí se dio cuenta de la magnitud, había una persona quemándose delante de él.

Al hablar de la responsabilidad de la ética periodística de una fotografía, Ronaldo menciona que Venezuela es un país muy polarizado, ya que todo se puede prestar para manipulación política, entonces él tenía que aclarar una foto tan fuerte, envió 3 fotos y le escribió a sus editores para explicar que al joven en llamas no lo había quemado la Guardia Nacional, la policía, ni tampoco un compañero manifestante, había sido un accidente.

Después de el suceso sacó la tarjeta de su cámara y se apartó, aclaró la situación y se retiró para enviar.

Para terminar de hablar de este tipo de sucesos que son fotografiados Ronaldo señaló: estando nosotros los fotoperiodistas en el sitio o no, el manifestante se hubiera quemado. Las tragedias y los problemas siguen sucediendo, por eso es importante el fotoperiodismo, nosotros contamos la historia, las cosas malas van a seguir pasando con o sin nosotros, la tarea nuestra es que se sepa.

La exposición de el World Press Photo estará disponible de el 27 de julio al 23 de septiembre en el Museo Franz Mayer, la entrada tiene un costo de $50.


Contacto:

¿Tienes alguna pregunta o deseas suscribirte? ¡Contáctanos!

Contacto




Derechos reservados © Obturador.mx | Política de privacidad | Términos de uso